© 2015-2016 Pasión Latina Montreal Inc.
FOTOS VIDEOS AUDIOS ENTREVISTAS 

Nuestras Secciones

Marketing y Publicidad Animación de Eventos Entrevistas Nota de prensa

Servicios

Contacto

De lunes a viernes de 9:00 a 18:00
-Servicio de urgencia los fines de semana.
         
Síguenos en nuestras redes sociales
Una carta de corazón
Señor Presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski En   estos   días   tuve   la   oportunidad   de   ver   un   informe   que   hablaba   de   la   que   fue   mi casa    musical    en    Perú.    Mis    padres    pertenecen    a    la    clase    media    trabajadora    y cuando   tenía   la   edad   de   4   años   les   plantee   estudiar   piano,   obviamente   mis   padres se   sorprendieron   de   tamaño   pedido   y   decidieron   regalarme   un   piano   de   juguete pensando   que   era   simplemente   un   capricho.   A   los   5   años   de   edad   en   vista   de   mi terquedad   invirtieron   en   mis   clases   privadas   de   piano   con   los   sacrificios   que   esto implica   para   una   familia   de   clase   media   trabajadora   en   Perú.   En   un   año   de   estudios hice   lo   que   se   tendría   que   hacer   en   tres   y   mi   profesora   de   ese   entonces   Martha Cruzate     fue     lo     suficientemente     honesta     y     recomendó     a     mis     padres     el “Conservatorio Nacional de Música”. Puedo   decirle   señor,   sin   temor   a   equivocarme,   que   pasé   los   momentos   más   felices de   mi   vida   en   esa   mi   casa   musical   Tuve   la   oportunidad   de   conocer   una   infinidad   de talentos   que   hoy   brillan   y   destacan   a   nivel   internacional   como   por   ejemplo   Juan Diego   Flores.      Aprendí   muchas   cosas   que   hoy   en   día   me   sirven   para   mantener cierta   disciplina,   para   no   juzgar   sin   antes   analizar,   también   a   organizar   y   valorar   mi tiempo,   aprendí   a   apreciar   al   artista   en   su   verdadera   magnitud   con   todo   lo   que implica   una   preparación   para   estar   delante   de   un   público   en   un   escenario,   los sacrificios   que   esto   demanda   y   que   tan   sólo   en   minutos   puedes   tocar   la   gloria   o que   de   pronto   todo   tu   trabajo   se   derrumbe   y   tener   la   fortaleza   de   volver   a   comenzar sobre la crítica de tus maestros o público.  Yo   viví   como   gitana   señor   desde   el   momento   que   ingresé   a   la   sección   conocida como   Formación   Artística   Temprana   del   Conservatorio   en   la   avenida   Arequipa,   era feliz   desarrollando   mi   talento   conociendo   a   autores   clásicos   como   Bach,   Mozart, Beethoveen,   Chopin,   también   conociendo   músicos   de   la   talla   de   Edgar   Varcarcel, Enrique   Iturriaga,   Juan   Jose   Chuquisengo   y   profesores   que   han   marcado   mi   vida como   Natalia   Brito,   Ana   Toguchi   Gabe,   Rosamerica   Silva,   Lydia   Hung,   así   como   la ilustre    maestra    Teresa    Quesada    orgullo    peruano    y    maestros    de    la    escena internacional   como   Mario   Estenssoro,   Hilda   Melis   y   mi   último   profesor   de   piano Nikolai Maloff, entre otros. Negar   que   pasé   bellos   momentos   de   vida   con   amigos   que   nunca   olvidaré   y   siempre guardo   en   mi   corazón   no   puedo,   pero   también   guardo   ese   recuerdo   de   inestabilidad durante    toda    mi    vida    de    estudiante    y    luego    como    profesora    de    los    cursos    de apreciación   musical   y   piano   de   la   sección   básico,   los   cambios   constantes   y   las incertidumbres    tanto    del    personal    administrativo,    maestros    y    estudiantes    que siempre se preguntaban dónde sería nuestra próxima casa. Pasamos   por   diferentes   situaciones,   la   casa   en   Emancipación   al   lado   de   la   casa Mozart   donde   se   vendían   partituras,   fue   declarada   inutilizable   por   defensa   civil   y   la usamos   lo   más   que   se   podía.      Aún   recuerdo   el   hermoso   auditorio,   que   se   fue llenando   de   columnas   para   sostenerlo,   donde   concertistas   de   talla   internacional como   la   gran   Teresa   Quesada   brindaba   clases   maestras   y   como   olvidar   la   primera vez   que   recibí   mi   curso   de   jazz   en   este   auditórium.      Luego   nos   mudaron   a   una   casa, que   fue   expropiada   por   la   justicia   peruana   a   narcotraficantes,   donde   recuerdo   un día   jugando   de   forma   inocente   en   los   grandes   patios   que   tenía   esta   casa   entre clases   y   clases,   alguno   de   los   adultos   que   fue   a   decirnos   que   nuestro   curso   había comenzado    de    pronto    se    asombró    y    cogió    del    piso    una    plantita    que    no    era precisamente    decorativa    y    la    llevó    a    la    persona    pertinente    para    alertar    de    su existencia,   esto   sin   causar   mucho   alboroto   por   supuesto.   Con   los   años   supe   de   qué se trataba… Recuerdo   el   último   establecimiento,   antes   de   mi   partida   a   Canadá,   en   el   centro   de Lima;   una   institución   bancaria   que   pertenecía   al   gobierno   con   pisos   de   mármol   y muchas   columnas,   donde   tengo   entendido   aún   se   imparten   clases,   pero   se   está cayendo a pedazos. Señor   le   pido   que   usted   haga   la   diferencia   y   apoye   el   talento   peruano,   que   se   pueda seguir   brindando   a   tantos   niños   la   posibilidad   de   ser   felices   en   un   mundo   de conocimientos   musicales   e   inspiración,   un   mundo   de   magia   y   creatividad   que   te permite conocer y ampliar tus horizontes. Le    pido    por    todos    y    cada    uno    de    esos    ojos    que    se    iluminan    al    interpretar    su instrumento   musical   como   el   piano,   maravillan   al   mundo   con   su   voz   y   tantos   otros que   hacen   sacrificios   enormes   que   van   desde   llevar   a   cuestas   un   violonchelo   con una   sonrisa   siempre   u   otros   niños   que   dejan   de   tener   momentos   de   esparcimiento con     sus     amigos     para     de     manera     responsable,     entre     sus     estudios     en     el conservatorio   y   el   colegio,   crecer   de   forma   disciplinada   en   un   mundo   musical.   Le pido   encarecidamente   y   de   forma   humilde   que   no   olvide   a   aquellos   que   vivimos para     enriquecer     el     alma     del     público     que     nos     escucha     y     que     hacen     del Conservatorio   Nacional   de   Música   una   familia   unida   por   lo   más   bello   que   hay   en este planeta llamado Tierra: El Arte. Creo   que   ha   llegado   el   momento   de   establecerse   y   dar   el   lugar   que   amerita   a   la cultura,   porque   no   habrá   país   en   desarrollo   si   se   deja   de   lado   la   educación   y   el   arte de su pueblo. No   sé   si   llegará   a   usted   esta   misiva,   pero   me   sentí   en   la   obligación   moral   de   hacer este   escrito,   aunque   no   llegue   a   su   destino,   espero   con   todo   mi   corazón   y   con lágrimas   en   los   ojos   que   se   logré   dar   la   solución   que   amerita   una   institución   que ha   trabajado   en   las   peores   condiciones   durante   años,   brindando   lo   mejor   posible   a sus alumnos. ¡Muchas gracias! Fanny Sánchez Fundadora y Presidenta de Pasión Latina Montreal Canadá
Estos amigos lo recomiendan
Dile a Fanny Sánchez qué te pareció su artículo
Más de Fanny Sánchez
22/09/2016 Fanny Sánchez
(514) 503 5356
EVENTOS
MULTIMEDIA
CONCURSOS Y PROMOCIONES
Tickets, descuentos, promociones y regalos sorpresa te puedes ganar con Pasión Latina Montreal. Mantente pendiente de nuestras publicaciones o suscríbete y recibe antes que nadie nuestros concursos y promociones.
Aquí encontrarás las Entrevistas que realizamos a los artistas locales e internacionales  y los eventos, conciertos y festivales  a los que asistimos
Programa tu tiempo y no te pierdas de estos eventos que se presentan en Montreal y sus alrededores.
Fanny Sánchez
fannysanchez.com fannysanchez.com fannysanchez.com
Te trae interesantes entrevistas  y programas con artistas Locales e Internacionales
 Presentación con mi hermano
Tema: Carmen de Bizet Flauta: Jorge Luis Sánchez Legario Piano: Fanny I. Sánchez Legario
 11 de noviembre de 1992
Fanny Sánchez
Entrevistas  y programas
fannysanchez.com fannysanchez.com fannysanchez.com
© 2015 Pasión Latina Montreal Inc.

Nuestras Secciones

Servicios

Contacto

FOTOS VIDEOS AUDIOS ENTREVISTAS 
Marketing y Publicidad Animación de Eventos Entrevistas Nota de prensa
(514) 503 5356
info@pasionlatinamontreal.com
De lunes a viernes de 9:00 a 18:00
Servicio de urgencia los fines de semana.
Señor Presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski En estos días tuve la oportunidad de ver un informe que hablaba de la que fue mi casa musical en Perú. Mis padres pertenecen a la clase media trabajadora y cuando tenía la edad de 4 años les plantee estudiar piano, obviamente mis padres se sorprendieron de tamaño pedido y decidieron regalarme un piano de juguete pensando que era simplemente un capricho. A los 5 años de edad en vista de mi terquedad invirtieron en mis clases privadas de piano con los sacrificios que esto implica para una familia de clase media trabajadora en Perú. En un año de estudios hice lo que se tendría que hacer en tres y mi profesora de ese entonces Martha Cruzate fue lo suficientemente honesta y recomendó a mis padres el “Conservatorio Nacional de Música”. Puedo decirle señor, sin temor a equivocarme, que pasé los momentos más felices de mi vida en esa mi casa musical Tuve la oportunidad de conocer una infinidad de talentos que hoy brillan y destacan a nivel internacional como por ejemplo Juan Diego Flores.  Aprendí muchas cosas que hoy en día me sirven para mantener cierta disciplina, para no juzgar sin antes analizar, también a organizar y valorar mi tiempo, aprendí a apreciar al artista en su verdadera magnitud con todo lo que implica una preparación para estar delante de un público en un escenario, los sacrificios que esto demanda y que tan sólo en minutos puedes tocar la gloria o que de pronto todo tu trabajo se derrumbe y tener la fortaleza de volver a comenzar sobre la crítica de tus maestros o público.  Yo viví como gitana señor desde el momento que ingresé a la sección conocida como Formación Artística Temprana del Conservatorio en la avenida Arequipa, era feliz desarrollando mi talento conociendo a autores clásicos como Bach, Mozart, Beethoveen, Chopin, también conociendo músicos de la talla de Edgar Varcarcel, Enrique Iturriaga, Juan Jose Chuquisengo y profesores que han marcado mi vida como Natalia Brito, Ana Toguchi Gabe, Rosamerica Silva, Lydia Hung, así como la ilustre maestra Teresa Quesada orgullo peruano y maestros de la escena internacional como Mario Estenssoro, Hilda Melis y mi último profesor de piano Nikolai Maloff, entre otros. Negar que pasé bellos momentos de vida con amigos que nunca olvidaré y siempre guardo en mi corazón no puedo, pero también guardo ese recuerdo de inestabilidad durante toda mi vida de estudiante y luego como profesora de los cursos de apreciación musical y piano de la sección básico, los cambios constantes y las incertidumbres tanto del personal administrativo, maestros y estudiantes que siempre se preguntaban dónde sería nuestra próxima casa. Pasamos por diferentes situaciones, la casa en Emancipación al lado de la casa Mozart donde se vendían partituras, fue declarada inutilizable por defensa civil y la usamos lo más que se podía.  Aún recuerdo el hermoso auditorio, que se fue llenando de columnas para sostenerlo, donde concertistas de talla internacional como la gran Teresa Quesada brindaba clases maestras y como olvidar la primera vez que recibí mi curso de jazz en este auditórium.  Luego nos mudaron a una casa, que fue expropiada por la justicia peruana a narcotraficantes, donde recuerdo un día jugando de forma inocente en los grandes patios que tenía esta casa entre clases y clases, alguno de los adultos que fue a decirnos que nuestro curso había comenzado de pronto se asombró y cogió del piso una plantita que no era precisamente decorativa y la llevó a la persona pertinente para alertar de su existencia, esto sin causar mucho alboroto por supuesto. Con los años supe de qué se trataba… Recuerdo el último establecimiento, antes de mi partida a Canadá, en el centro de Lima; una institución bancaria que pertenecía al gobierno con pisos de mármol y muchas columnas, donde tengo entendido aún se imparten clases, pero se está cayendo a pedazos. Señor le pido que usted haga la diferencia y apoye el talento peruano, que se pueda seguir brindando a tantos niños la posibilidad de ser felices en un mundo de conocimientos musicales e inspiración, un mundo de magia y creatividad que te permite conocer y ampliar tus horizontes. Le pido por todos y cada uno de esos ojos que se iluminan al interpretar su instrumento musical como el piano, maravillan al mundo con su voz y tantos otros que hacen sacrificios enormes que van desde llevar a cuestas un violonchelo con una sonrisa siempre u otros niños que dejan de tener momentos de esparcimiento con sus amigos para de manera responsable, entre sus estudios en el conservatorio y el colegio, crecer de forma disciplinada en un mundo musical. Le pido encarecidamente y de forma humilde que no olvide a aquellos que vivimos para enriquecer el alma del público que nos escucha y que hacen del Conservatorio Nacional de Música una familia unida por lo más bello que hay en este planeta llamado Tierra: El Arte. Creo que ha llegado el momento de establecerse y dar el lugar que amerita a la cultura, porque no habrá país en desarrollo si se deja de lado la educación y el arte de su pueblo. No sé si llegará a usted esta misiva, pero me sentí en la obligación moral de hacer este escrito, aunque no llegue a su destino, espero con todo mi corazón y con lágrimas en los ojos que se logré dar la solución que amerita una institución que ha trabajado en las peores condiciones durante años, brindando lo mejor posible a sus alumnos. ¡Muchas gracias! Fanny Sánchez Fundadora y Presidenta de Pasión Latina Montreal Canadá
Estos amigos lo recomiendan
22/09/2016
Fanny Sánchez
Dile a Fanny Sánchez qué te pareció su artículo
Una carta de corazón
Presentación con mi hermano Tema: Carmen de Bizet Flauta: Jorge Luis Sánchez Legario Piano: Fanny I. Sánchez Legario  11 de noviembre de 1992